netlabels: música libre.

Mientras los medios de comunicación tradicionales intentan hacernos creer que la música “se muere” por culpa de la “piratería”, en Internet se gesta una nueva revolución digital. Cientos de pequeñas discográficas independientes se expanden y multiplican poco a poco a través de la red. Distribuyen música en formato digital a través de este medio, generalmente bajo licencias abiertas como Creative Commons. Se denominan netlabels y representan el futuro de la música y su difusión.

La ausencia de fronteras en el ciberespacio y el auge del acceso a la red de redes están propiciando un clima de interculturalismo de proporciones inabarcables. Un fenómeno del que no parecen darse cuenta gobiernos ni medios de comunicación. Quien tiene un ordenador con conexión a Internet actualmente tiene la llave del conocimiento. Y esto es algo que saben muy bien quienes nos gobiernan. ¿Cómo es posible que se hable todos los días de la “decadencia de la música” en los medios de masas y no se hable de las bondades de la red y de la nueva cultura musical que está surgiendo?

Probablemente por el mismo motivo por el que se silencia la necesidad de un acceso universal y libre a Internet. El poder prefiere los ingresos de una sociedad idiotizada por la “cultura” de la televisión a los gastos para educarla.

Afortunadamente el peso de la información libre que circula por Internet es ya lo suficientemente fuerte como para permitir un “cambio de chip” por parte de las sociedades que cada vez tienen un mayor acceso a la red de redes. Las netlabels son un claro ejemplo de ello. Su política de diversidad cultural y de libre comunicación de las obras artísticas en un medio que permite lo que antes estaba en manos de abusivos intermediarios es sólo un paso más en este proceso de cambio. Ahora el internauta actúa.

Catálogo de netlabels

Artículo publicado por antidesinformación bajo licencia Creative Commons 3.0

Anuncios

4 Responses to “netlabels: música libre.”


  1. 1 luis enero 7, 2008 en 12:58 am

    Vivimos en un tiempo en el que los que tradicionalmente han controlado los medios (tv, radio, periódicos, discograficas…) ven peligrar su “salario”. Nunca pensaron que unos cuantos ordenadores viejos, software y algo de organización pudieran hacer tanto. Viviremos casos cada vez mas absurdos -léase canon, o quizas mejor caNOn…- de los que no se adaptan a los tiempos modernos 2a parte(principios de el sigo que corre). Pero no hay por qué preocuparse. Es una cuestión de supervivencia y adaptación al mundo tal y como lo concebimos cada día.

    Viva el acceso a Internet PARA TODOS
    Viva la música libre
    Viva http://www.cadenared.org

  2. 2 antidesinformacion enero 7, 2008 en 2:26 pm

    Gracias por contestar, Luis.

    Ojalá algún día el acceso a Internet sea un derecho que todos podamos ejercer.

  3. 3 pablo enero 11, 2008 en 5:27 pm

    Una nueva revolución se encuentra en fase de expansión. Es la denominada “revolución digital”, un proceso asociado al desarrollo tecnológico que está cambiando el mundo en el que nos movemos. Desde el ámbito laboral (con la “oficinas virtuales”), el del ocio casero (las aplicaciones de usuario doméstico de los ordenadores) o internet (la interconectividad libre y sobretodo “potencialmente” ilimitada) se está creado una nueva concepción de la comunicación humana. Este nuevo proceso empieza a transformar las sociedades donde vivimos, y uno de los campos donde se está produciendo una mayor evolución es el plano cultural-musical. La posibilidad de comprimir el audio en formato digital, tecnología presente desde hace más de 20 años, abrió un abanico de posibilidades que aún hoy en día resulta difícil de calibrar. Las empresas discográficas contemplaron con gran regocijo las aplicaciones comerciales de este nuevo formato, y los CD-ROM inundaron las tiendas. Eran tiempos donde Internet todavía no ofrecía las posibilidades de conexión rápida de hoy en día, por lo que los industriales de la música contemplaron con alegría la dificultad de trasmitir una gran cantidad de datos por las antiguas redes. Hoy en día eso ha cambiado. Pasar 800 megas de un ordenador a otro utilizando internet ya no tiene complicación, es solo cuestión de paciencia, y dentro de poco ni siquiera eso. La realidad es que los usuarios conectados ya pueden compartir sus archivos sonoros, sin mediación de ninguna actividad económica directa, y esta realidad, guste o no, fomenta la diversidad y multiplicación de las opciones musicales a elegir.

    Se escuhan muchas denuncias dentro del sector industrial musical sobre las maldades de compartir la música entre usuarios de internet. El grupo de presión de la industria tiene nombre y apellidos: SGAE (Sociedad General de Autores Española). Este mastodonte se dedica a presionar a los gobiernos de turno para que apliquen legislaciones restrictivas a la libre circulación de contenidos culturales por internet, además de querellarse con todo aquel que se dedique a la música y no quiera pasar por su aro (es decir, pagarles). Alegan que la red está destruyendo la música, pero la verdad es que lo único que está haciendo es desmontar su sistema basado en el sobreprecio del producto musical. Diversos estudios han demostrado que el impacto de internet en la música ha propiciado un mayor consumo de la misma, al existir una mayor accesibilidad. Antes teníamos que aguantar el filtro de las discográficas, ahora podemos contactar directamente con los músicos a través de sus portales web, descargarnos su música a través de licencias del estilo copyleft, escucharla y compartirla con quien lo desee. No se realiza actividad económica alguna, son solo ciudadanos compartiendo cultura. También acudimos a los conciertos de esos mismos músicos, de hecho, acudimos a conciertos que antes no teníamos la posibilidad ni siquiera de enterarnos que se producían.

    Lamentamos que músicos como Alejandro Sanz o Ramoncín se vean perjudicados por este nuevo fenómeno, pero no seríamos completamente sinceros si consideramos que la situación antes de la popularización de Internet fuera precisamente “justa”. Antes las compañías podían determinar qué música podíamos escuchar y cuál no. A través de la publicidad y las promociones, usando todos los medios a su alcance (sorprende comprobar como el entramado empresarial conecta a las discográficas con los medios de comunicación, como las listas de los medios musicales corresponden a los grupos musicales que ellos mismos promocionan). Ahora el usuario puede elegir una mayor gama de posibilidades y acceder a tipos de música que antes no se podía. La gratuidad relativa (pagas la conexión) de este proceso no daña a la música, solo daña a las grandes figuras de la música, aquellos músicos que venden millones de discos por todo el mundo, pero no por la calidad de su música, sino por la calidad de sus distribuciones y promociones, venden porque sus compañias se lo permiten. La gran mayoría de la música que se hacía, sin soporte empresarial, no tenía salida ninguna. Internet ha cambiado eso. Los grupos pueden darse a conocer ofreciendo su música por la red y aspirar a que los consumidores, una vez analizado el producto que han escuchado, puedan decidir acudir a los conciertos. Es el verdadero futuro de los ingresos de la música.

    La industria musical está cambiando. Antes era un negocio gigantesco, escandaloso por los beneficios que producía. Ahora es “tan solo” un buen negocio, y son muchas las posibilidades de crear un buen producto digital. La realidad es que la tecnología está haciendo que las discográficas convencionales empiecen a no ser necesarias, y a que un nuevo tipo de productores y distribuidores musicales, las netlabels, cobren una importancia cada día mayor. Son el futuro de las empresas discográficas, proyectos a la mano de los nuevos músicos, que no requieren de otros para producir su música, que ya no necesitan de grandes conglomerados empresariales para promocionarla. Desde luego compartimos la opinión de que robar es un delito, pero compartir, por mucho que pese a algunos, no lo será jamás. La sociedad ya ha dado el paso. Ahora es hora de que las instituciones y los políticos que las gestionan sean capaces de ver las grandes ventajas del proceso que en marcha, y puedan aprovechar al máximo las posibilidades de esta poderosísima herramienta didáctica. También es su responsabilidad, porque son los únicos capaces de crear las condiciones para que los sectores menos pudientes de la sociedad no se vean marginados de esta revolución. Para ello deberán ayudar a quien no puede, ofreciendo un servicio de conexión a internet de calidad y otorgando un equipo informático que permita esa conexión. Es nuestra responsabilidad, como sociedad, no dejar pasar esta oportunidad.

  4. 4 antidesinformacion enero 11, 2008 en 9:00 pm

    Totalmente deacuerdo contigo, Pablo. Eso era precisamente lo que me faltó a mí por contar ;-)

    Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Historial

RSS laiguanainvisible

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS vidasostenible.org

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS choike.org

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS IPS noticias

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS canalsolidario.org

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS greenpeace.org

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: